41 años: Kurt Cobain.

Admito que soy un ignorante en cuanto a cuestiones musicales, los pocos grupos decentes que conozco es gracias a la influencia de amigos, en un momento hace algunos años escuche por primera vez “Smells Like Teen Spirit” y desde ese momento supe que tenia que conocer mas a fondo a ese grupo, hasta entonces para mi desconocido: Nirvana; pero como soy un huevon no pude llegar mas allá de unas cuantas biografías y de escuchar hasta el cansancio varias rolas de ellos que ya son parte de mi cotidiana vida. Al conocer más acerca de Cobain, me veo en la encrucijada de no saber si me atraen más sus grandes canciones o lo que gira alrededor de El. No tengo la dicha, el conocimiento o el valor de llamarme Fan, solo soy un pobre infeliz al que Nirvana cautivo con su música y Cobain con la historia de su vida.

Todo esto viene por que ayer, 20 de Febrero el vocalista estaría cumpliendo 41años, claro si no lo hubieran matado se hubiera suicidado.

Copio y pego una nota que me encontré y me hizo recordar la fecha, que por cierto fue ayer..

 

Hoy 20 de febrero, Kurt Cobain cumpliría 41 años. No llegaría a esa edad, le sobrevivirían su imagen, prestada de los hijos de los obreros despedidos del Potomac; quedan los 15 millones de copias del Nevermind, un álbum que no se parecía a nada de la música que se oía en los medios en 1991; queda el legado de la música garage/postpunk/desencantada, la rebeldía y la astucia de una música que si bien no era del todo novedosa pasaría al primer plano con el marbete de grunge.
20-Febrero-08

De Kurt Cobain quedan también sus diarios, publicados en 2002, en donde escribió: “Espero morir antes de convertirme en Pete Townshend”, parafraseando My Generation de The Who. Pero el destino es ******: Pete Townshend está vivo y Kurt Cobain no.

Queda el joven componiendo debajo de un puente “Something In The Way”. Queda Aberdeen, en el estado de Maryland, ciudad que habitó desde los seis meses de edad, donde prevalecen el desempleo (una ciudad de niebla, nieve construida por leñadores), el alcoholismo, la violencia doméstica…y una proporción de 27 suicidios por cada 10 mil habitantes; queda el Ridilin, medicamento que le suministraron desde niño para controlar sus problemas de hiperactividad y falta de atención. Queda la historia de una familia disfuncional, una madre separada cuando Kurt tiene siete años, vuelta a casar con un enfermo mental, un pequeño como el de la película de Lasse Hallström, Mi vida como perro, que va de casa en casa.

Queda una vida de dolor y tormentos signada por una pareja que ni mandada a hacer para una tragedia y una sospecha, tal como lo ilustra el documental Kurt y Courtney de Nick Bloomfield; quedan los últimos compañeros de Cobain: una jeringa, una pistola y un gran charco de sangre encontrados el 8 de abril de 1994; quedan las confesiones del adicto amante de Courtney Love, Eldon Hoke El Duce, quien afirmó que aquella le ofreció 50 mil dólares para ejecutar al músico: meses después de este testimonio, fue asesinado; queda una investigación irregular, desaparición de evidencias, un consumo de heroína que hubiera hecho imposible accionar la escopeta con la que en teoría se quitó la vida, un cadáver que aparece tres días después y que a petición de Courtney no fue sometido a exámenes periciales. El mismo día pero del año 2002 moriría el vocalista de Alice in Chains, Laney Staley.

Queda una nota de despedida que se sospechó era de suicidio (se dice que hay una segunda nota en poder de Courtney, la cual claro no se conoce): “Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock’n’roll. Me siento increíblemente culpable… Simular que me lo estoy pasando el cien por ciento bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar…Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño…Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mío! ¿por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé!…No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general… Se me ha acabado la pasión, y recuerden que es mejor quemarse que apagarse lentamente…”

Queda la hija de ambos, Frances (“la mejor droga del planeta”, según su orgulloso padre), que tenía dos años a la muerte de Kurt y que ahora a sus 16 acaba de protagonizar la última versión de la Evita de Lloyd Weber en Broadway. Antes lo hizo en la versión de La Bella y la Bestia. Anteriormente fue imagen de campañas publicitarias, como la de Chanel.

Y, claro, queda la música. Hoy, como en los buenos años 90, habrá que citar una vez más a Kurt Cobain: “Soy un hombre sin vida, pero que ama a la música”.

Mucho formalismo, voy mejorando…

Por cierto, si tienen oportunidad de ver el documental “Kurt & Courtney” véanlo, es muy interesante.

Last Days: pelicula algo rara, pero tiene unos momentazos.

 

Anuncios
Publicado en musica. Etiquetas: , , , . 1 Comment »

Una respuesta to “41 años: Kurt Cobain.”

  1. ♥M a d e♥ Says:

    amo a kurt cobain
    es mi vida
    lo amo
    lo amo
    es todoo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: